Una familia para toda la vida

Una familia para toda la vida

las pequeñas cosas que nos unen.

Incluso fuera de mis ojos, siempre tendrás un lugar especial en mi corazón“ —Winnie the Pooh

Esta es una de las frases que describe perfectamente la relación que tengo con mi familia anfitriona hasta hoy. Pero basta de tonterías, debes estar ansioso por saber por qué nos llevamos tan bien.

Mi aventura como au pair comenzó en el verano de 2016 en Carolina del Norte. Christine y Brian, mis padres anfitriones, fueron increíbles y sus 3 hijos encantadores: Savannah, Emilie y Ella, de 2, 5 y 7 años respectivamente. Nuestro año estuvo marcado por muchos Karaokes, Days of Our Lives (la novela que nos encantaba ver juntos), gimnasia y el delicioso Cincinnati Chili.

Una familia para toda la vida

 

Eran tan divertidos, cariñosos, generosos y locos que enseguida supe que debía extender mi tiempo con ellos. Dicho y hecho, después de un año de programa, decidí quedarme por otros 12 meses. En el segundo año nos acercamos aún más: corrimos 5k, disfrutamos de las vacaciones familiares, hicimos videos para mi canal de YouTube e incluso hubo una fiesta de despedida antes de que volviera a Alemania.

Dejar atrás “La vida en los Estados Unidos” fue extremadamente difícil. Estaba completamente devastada, pero mis padres anfitriones me aseguraron que siempre sería parte de esa familia especial de Carolina del Norte.

Tan pronto como regresé a Alemania, comencé a ir a la universidad. En marzo de 2019, decidí visitar a mi familia anfitriona durante mis vacaciones. Fueron 3 semanas inolvidables, conocí a la otra au pair que estaba allí, realmente disfruté de los niños, volví a mis restaurantes favoritos, vi un musical fantástico, me divertí mucho con todos ellos y, como si todo eso no fuera suficiente, Brian me dio varios consejos de informática. Ah, también me hice un tatuaje del lago Norman para honrar a mi familia anfitriona.

Fue entonces cuando me di cuenta de que, a pesar de la distancia, nada había cambiado.

Cada au pair ocupa un lugar especial en el corazón de sus familias anfitrionas, nunca seremos reemplazados u olvidados. Carolina del Norte siempre será mi segundo hogar. Tuve que regresar a Alemania porque las clases estaban por comenzar, pero para mi sorpresa, ¡mi familia anfitriona ya había reservado un vuelo para que yo volviera para las próximas vacaciones!

Según lo planeado, tan pronto como terminó el semestre, me embarqué nuevamente para Carolina del Norte, pero esta vez me quedé casi 7 semanas. Nadé en el lago, extrañaba a todos, fui a Carolina del Sur y tomé varias fotos familiares.

Una familia para toda la vida

 

Vivía el sueño americano con mi querida familia anfitriona una vez más. ¡Llevé a Savannah a clases de natación, fui de compras a Target, tomé clases de surf con Ella y Emilie en Carolina del Sur, visité a la sobrina de Christine y conocí a la au pair actual de la familia!

Han pasado estos dos meses y estoy extremadamente agradecida por todo lo que he vivido. ¡No puedo esperar para volver!

Estaba muy feliz de ver que nuestra relación no ha cambiado, incluso después de 1 año sin vernos. Savannah (ahora 6) es mi mejor amiga. Me acompaña en todas las aventuras, ya sea en Starbucks, sesiones de fotos o el extraño festival de baile en el medio de la sala.

¡Emilie (9 años) es mi princesita! Le encanta tomar café, siempre cuenta historias divertidas de la escuela y hace todo lo posible para que aprenda algunos ejercicios de las clases de educación física. Podemos hablar durante horas sobre la vida en general, los unicornios y París. ¡Su mayor deseo es que todos estén felices!

Brian, siempre tranquilo y racional, es un gran asesor. Escucha mis dramas sin quejarse y me da buenos consejos. Christine siempre está dispuesta a ayudar, aunque es una madre profesional súper dedicada y ejemplar, siempre encuentra tiempo para dar consejos y enviar memes divertidos.

Esta es definitivamente la familia que elegí, me siento como en casa con ellos. No puedo esperar para abrazarlos de nuevo, ver nuestros programas favoritos juntos, pasar por Chick-fil-a en el camino de regreso del gimnasio y disfrutar de fiestas de karaoke en el sótano.

¡Son estos detalles los que realmente hacen que nuestra relación sea tan especial!

A line drawing of a gumball machine

¿Lista para la adventura?

Empieza tu aplicación hoy mismo y estarás un paso más cerca de ser au pair en USA. ¡Comienza el siguiente capítulo emocionante de tu vida!

Comienza ya