Au pairs LGBTQ+ en Estados Unidos comparten sus historias

Viajar a Estados Unidos como au pair es una oportunidad interesante para aprender inglés, viajar y ser más independiente. Pero para muchos au pairs optimistas, mudarse a otro país también puede generar sentimientos de preocupación por ser aceptado y amado por una familia diferente, un grupo de amigos y una comunidad diferente. Para los jóvenes que se identifican como LGBTQ+ y han sufrido prejuicios, estos sentimientos pueden ser todavía más fuertes.

 

Esperamos que sea reconfortante escuchar que cuando les pedimos a nuestros au pairs LGBTQ+ que contaran sus historias solo tenían cosas positivas para compartir. Ellos describen sentirse aceptados por la sociedad americana y encontrar aceptación entre ellos mismos. Los au pairs también están agradecidos por la posibilidad de ayudar a sus niños anfitriones a abrir sus mentes a las diferencias.

Sarah, au pair de Brasil, dice de su familia anfitriona: “¡Ellos me respetan, no tienen una visión diferente sobre la normalidad de ser gay!”

 

Cuando les preguntamos a nuestros au pairs qué es lo que más les sorprende de Estados Unidos, la respuesta más común es cuán abiertos y receptivos son los americanos. Sarah, una au pair brasileña que vive en Pensilvania, ha descubierto que su familia anfitriona la acepta, y comparte: “Nunca tuve ningún problema por mi orientación sexual, ni con mi familia anfitriona ni Cultural Care. Voy por mi segundo año con una familia nueva, que me respeta, ¡no tienen una visión diferente sobre la normalidad de ser gay! El amor es el amor, ¡y dos cuerpos iguales no hacen la diferencia!”

¡El au pair mexicano Alejandro extendió con su familia anfitriona un segundo año!

 

El au pair Alejandro, de México, también encuentra que su familia anfitriona y su comunidad son muy tolerantes. Él dice: “Mi familia anfitriona me ha apoyado mucho desde el comienzo de esta aventura maravillosa, y yo no podría ser más feliz con ellos. Por eso decidí quedarme con ellos un año más. Eso es lo que me encanta de mi experiencia au pair… que puedo ser quien quiera ser. ¡Puedo ser libre!”. Esta libertad recién descubierta ha cambiado la vida de Alejandro, quien comparte: “Me volví más seguro, independiente, y me he demostrado a mí mismo que puedo hacer cosas que nunca pensé que podía hacer”.

La au pair italiana Irene está feliz porque su familia anfitriona la acepta tal como es.

 

La au pair italiana Irene estaba nerviosa por compartir esto con su familia anfitriona. “En general, soy una persona extrovertida y despreocupada, pero esta vez estaba un poco asustada porque no sabía qué esperar. Por suerte, la familia anfitriona de Irene la apoya, y ella dice: “Me siento mucho mejor”.

En esta foto, la exau pair argentina Chili (extremo derecho) con su familia anfitriona.

 

Algunos au pairs también descubren que empezar de nuevo en otro entorno les brinda el coraje para ser fieles a sí mismos y “mostrarse” públicamente como homosexuales o lesbianas. Chili, exau pair de Argentina, pasó dos años en Colorado con su familia anfitriona y dice: “Técnicamente ‘salí del armario’ durante mi período como au pair. Hay algunas excepciones, pero en general, a nadie le importa si un niño quiere usar tacones, pintarse las uñas o ser Elsa, o si una niña quiere jugar con herramientas, autos o ser Batman. En todo el tiempo que pasé en Estados Unidos, nunca sentí que alguien me juzgara o se preocupara porque soy quien soy. Todo lo que sentí fue apoyo y amor”.

Fruzsi, au pair de Hungría, admite que antes de ir a Estados Unidos como au pair “siempre escondí mi verdadero ser”.

 

La au pair húngara Fruzsi comparte: “siempre fui una persona tímida, y nunca me gustó mucho hablar. En mi país de origen nunca podría ser lo que quiero ser porque la gente juzga, y no podría llegar a un punto en el que no me importara la opinión de los demás. Por eso siempre escondí mi verdadero ser”. Sin embargo, durante su tiempo en Estados Unidos, las cosas cambiaron para Fruzsi. “Desde que vine aquí, me visto como quiero, uso el pelo como quiero porque sé que a nadie le importa. Las personas te aceptan como eres. No esperan que seas alguien más. Y después de un año en Estados Unidos, finalmente me mostré con mi familia anfitriona y me siento mucho más cómoda”. Fruzsi señala que fue más fácil hacerlo allí porque “San Francisco es la meca para los homosexuales, y es completamente normal para todos: amor es amor. Sé que no será lo mismo donde quiera que vaya después de Estados Unidos, ¡pero llegué al punto en que no me importa lo que piensen los demás!”.

La au pair alemana Laura (a la derecha) se complace en ayudar a sus niños anfitriones a desarrollar la empatía y la aceptación de todos los seres humanos, independientemente de su raza, género u orientación sexual.

 

Además de encontrar la aceptación de los demás y de ellos mismos, los au pairs LGBTQ+ también tienen la oportunidad de hacer del mundo un lugar mejor a través de su papel como proveedores de cuidado infantil. La au pair alemana Laura ha sido miembro activo de la comunidad LGBTQ+ mucho antes de llegar a Estados Unidos: forma parte de muchos grupos LBGTQ+ en Facebook y está involucrada en el Proyecto Trevor, que brinda servicios de intervención en casos de crisis y en la prevención de suicidios a jóvenes LGBTQ+. Laura dice que viajar a Estados Unidos le ha permitido tener otro impacto positivo en la comunidad LGBTQ+ porque ayuda a sus niños anfitriones a entender la importancia de la aceptación y la empatía. “En realidad, no hablo de mí con mis niños anfitriones, pero trato de educarlos lo mejor que puedo en lo que respecta a toda la comunidad LGBTQ+. Mi esperanza es ayudar a una generación de niños de mente abierta para quienes LGBTQ+ no son un montón de letras amontonadas, sino que tienen un significado”. Laura dice que ser au pair en Estados Unidos también la ha ayudado a “sentir cuán grande, ruidoso y asombrosamente colorido puede ser el Orgullo y lo importante que es mantenernos unidos como una comunidad y tratarnos con amabilidad y respeto mutuo”.

 

Para aquellos jóvenes que son LGBTQ+ y quieren convertirse en au pairs, el consejo de Fruzsi es: “¡No se pierdan esta experiencia, solo podrán vivirla mientras sean jóvenes! Aprendí a amarme a mí misma y a sentirme orgullosa de quién soy”. Laura agrega: “Solo háganlo y propaguen su amor y diversidad tanto como sea posible”. Lo más importante, nos recuerda Chili, es “estar seguro de que te encantan los niños”.

Cultural Care Au Pair
Cultural Care Au Pair
¡Somos Cultural Care Au Pair! Creemos que el intercambio cultural hace del mundo un mejor lugar, por lo que nuestra misión es ayudar au pairs a tener experiencias enriquecedoras en Estados Unidos. Cuando no estamos ayudando au pairs a viajar, aprender, crecer y vivir la experiencia de su vida en USA, estamos probablemente comiendo dulces de todas partes del mundo y tomando mucho café.